Hola! si estás aquí seguramente te gustan los cuentos, si alguno de los que publico te atrae de manera especial y te gustaría utilizarlo, PRIMERO me pides permiso al mail valuenh.asoc@outlook.com ¡Muchas gracias y que disfrutes!

domingo, 22 de abril de 2018

ST. JORDI, XURXO, JURDI, JORGE, CHORCHE, GEORGE 2018




Un año más ¡tenemos una cita! Esta vez, gracias a ADE, en Rambla Catalunya, 7. Allí estaremos vendiendo libros, rosas y más. Si queréis que vuestras compras sean solidarias para animales y personas pásate por el stand, de 9 a 21h.

Cuento reciclado de 2013, porque este año no he tenido tiempo, literalmente, para escribir nada nuevo.
Gracias enooormes a Merche Moreno, que me ha prestado uno de sus dragones para ilustrar este cuento.

Unas GRACIÑAS muy especiales al Sr. Le Vieux que desinteresadamente a traducido el cuento al GALAICO, está al final, porque no me caben tres columnas. Es precioso!!!




UNA ALTRA DE  ST. JORDI

Vet ací una vegada un regne, on la principal font d’ingressos era el conreu de les terres. Aquell regne estava supervisat per un rei, ja ancià, i el seu estol de ministres.
El rei tenia una pila de fills, però només una filla, a la que consentia en tot, doncs era la nineta dels seus ulls.
Un dia la nena es va presentar amb un animalot tot estrany, que havia trobat perdut al bosc. Ella se’l volia quedar, però la seva mare va dir que no i el va fer fora del castell.
La nena, però, el va amagar en una cova secreta que només ella coneixia i anava cada dia a posar-li de menjar i veure; també li agradava molt jugar amb ell. Passejaven pel bosc i l’ensenyava a tenir cura de que no el veiessin i així poder anar lliurement on volgués del regne.
Van passar els anys i aquell animalet va créixer un no dir. També la nena havia crescut i ara era una princesa molt eixerida. Sempre que podia anava a buscar el seu amic, que com a fera salvatge vivia lliure entre el bosc i la cova, però s’estimava molt la princesa i continuava venint a jugar amb ella. Durant els anys d’estudi en les corts d’altres països havia fet molts amics i es passava gran part del seu temps escrivint cartes a tot arreu.
El seu animalot menjava tota mena de fruita i verdura, però es delia especialment per les llavors de roses. La princesa tenia molta feina a vigilar que no endrapés gaires, perquè com tothom sap, les llavor de roses restrenyen molt i no era cas tenir un drac salvatge de quatre metres sense poder fer caca.
Però un dia, mentre el drac passejava pel bosc, va descobrir un roser salvatge i se’l va cruspir tot sencer. Va agafar-li un mal de panxa enorme i el pitjor, li van fer venir gasos, que no podia expulsar més que per la boca. De manera que els tranquils camperols de la contrada van veure astorats un monstre que cremava les seves collites, bramulava horriblement i semblava disposat a menjar-se’ls.
De pressa i correns van avisar el rei i aquest enviar els seus cavallers per matar el horrible monstre. La princesa, que per les descripcions dels camperols s’havia adonat que era el seu drac, va ordir un enginyós pla per poder salvar el seu amic.
Es va disfressar de cavaller i va marxar amb l’estol del seu pare. Mentre els cavallers buscaven pel bosc, ella va tornar al castell dient que el drac s’havia menjat tots els seus companys i havia dit que només marxaria quant es cruspís la princesa. El rei no ho volia de cap manera així que convocà el seu poble i els digué que el drac volia com a víctima una donzella. Que farien un sorteig per decidir quina jove seria la escollida.
La princesa va tenir una feinada durant la nit, doncs va anar casa per casa, d’amagatotis, agafant les butlletes que el rei havia donat per escriure el nom de les donzelles, i canviant-les per butlletes amb el seu nom.
Al matí següent, tots van desar la butlleta dins d’un cabàs. El rei demanà a un nen que tragués una butlleta i quant la llegí quedà esfereït, doncs era el nom de la princesa el que hi havia escrit
Com que era davant de tothom, el rei no va tenir més remei que deixar a la seva filla anar al bosc, tota sola. Tot i que li quedava l’esperança que potser un dels seus cavallers hagués matat el drac i li tornés la seva filla sana i estalvia.
La princesa marxà decidida cap a la cova, on el seu drac l’esperava amb aquell mal de panxa tan gros. Ja feia dos dies que no feia caca i començava a inflar-se-li la panxa d’una manera bastant anguniosa. La noia no sabia que fer, tampoc sabia que l’havia provocat aquella inflor. Va sortir de la cova i es trobà un foraster, un noi a cavall que al veure-la es va oferir a protegir-la del monstre que rondava pel bosc. Llavors ella el reconegué, era en Jordi un dels seus amics per carta. L’explicà el seu problema i el noi s’oferí a examinar el drac, ell havia estudiat veterinària  i n’havia tret matrícula d’honor i tot en un màster de draconologia que li va demostrar haver pagat de la seva butxaca. Un primer cop d’ull a la panxa del drac el va posar sobre la pista de el que succeïa.
-Aquest te un empatx de llavor de roser, l’haurem de fer una neteja de budells.
Va preparar una xeringa amb anestesia i la va enganxar a una llança, calia prendre precaucions, li va clavar al drac a la gola i quant aquest es va dormir va obrir-li la panxa i va anar treien les llavors adherides als budells. Algunes d’elles havien germinat i unes boniques roses començaven a obrir-se. En acabar va cosir la panxa ven forta i l’embenà.
-Princesa, el millor seria que me’l portés a la meva casa per guarir-se, quant desperti podrà volar, però no es bona idea deixar-lo sol al bosc fins que la ferida no estigui ben tancada.
La princesa li donà les gràcies i marxar amb ell al castell, perquè tots creguessin que en Jordi havia matat el drac. El rei la volia casar amb ell, però ell s’excusà dient que era cavaller de l’orde de Malta i tenia vot de celibat. Marxà amb el drac a casa seva i allí el va cuidar.
Un camperol que va anar a la cova, va veure tot el terra tacat de sang i les roses que creixien en mig d’ella. Agafà una i la portà al castell, explicà el que havia vist a la cova i ja ningú va dubtar de l’historia que la princesa i el cavaller havien explicat. Fins i tot la van escriure en infinitat de llibres i avui en dia encara s’explica als nens. Però ja ha arribat el dia que tothom sàpiga que hi ha molts dracs que son vegetarians i l’única cosa que s’ha de témer d’ells es que s’atipin de llavors de roser.
M. V. Pirenne





OTRA DE SAN JORGE

Erase una vez un reino, dónde la principal fuente de ingresos era la agricultura. El reino estaba supervisado por un rey, ya anciano, y su ejército de ministros.
El rey tenía un montón de hijos, pero sólo una hija, a la que mimaba y consentía en todo, pues era la niña de sus ojos.
Un día la niña se presentó con un animal raro, que había encontrado perdido en el bosque. Ella se lo quería quedar, pero su madre le dijo que no y lo echó del castillo.
La niña lo escondió en una cueva secreta, que sólo ella conocía, y cada día le llevaba comida y agua y jugaba con él. Paseaban por el bosque, le enseñó a no dejarse ver por nadie más que ella y así podía ir libre por todo el reino.
Pasaron los años y el animal creció una barbaridad. También la niña lo había hecho y ahora era una joven muy alegre y espabilada. Siempre que sus tareas se lo permitía iba al bosque a ver a su amigo, que como animal salvaje vivía entre la cueva y el bosque, pero amaba a la princesa y por ello continuaba jugando con ella.
Durante algunos años, la chica fue a estudiar a otros países e hizo muchos amigos, así que pasaba buena parte de su tiempo escribiendo cartas a todas partes.
El animal comía toda clase de fruta y verdura, pero le chiflaban especialmente los escaramujos. La princesa vigilaba que no comiera demasiados, porque como todos saben los escaramujos estriñen y no era muy buena idea tener un dragón salvaje, de cuatro metros, sin poder hacer caca.
Un día, mientras el dragón paseaba por el bosque, descubrió un rosal silvestre y se lo zampó enterito. A las pocas horas tenía un dolor de barriga espantoso y unos gases que no podía expulsar más que por la boca; de modo que los tranquilos campesinos de la región vieron desconcertados un monstruo que quemaba sus campos de cultivo, bramaba horriblemente y parecía dispuesto a comérselos a todos.
De inmediato avisaron al rey y éste envió a sus caballeros a matar a la bestia. La princesa, que por las descripciones de los campesinos sabía que era su dragón, urdió un ingenioso plan para poder salvar a su amigo.
Se disfrazó de caballero y salió junto al ejército de su padre. Mientras los caballeros buscaban por el bosque, ella volvió al castillo diciendo que el dragón se había comido a todos sus compañeros y lo había dejado escapar para decir que sólo se iría del reino si se comía a la princesa.
El rey no quería permitirlo así que convocó al pueblo y les dijo que el dragón quería una doncella. Se haría un sorteo para decidir la joven que sería sacrificada.
La princesa se las vio y deseó para, durante la noche, ir casa por casa, al más puro estilo ninja, y cambiar las papeletas que su padre había repartido con los nombres de las doncellas de la región, por otras con su nombre.
A la mañana siguiente todos dejaron la papeleta en un cántaro. El rey pidió a un niño que sacara una papeleta y, cuando leyó el nombre quedó desolado, pues era el nombre de la princesa.
Como estaba ante todos no tubo más remedio que dejar ir a su hija, completamente sola al bosque. Aunque guardaba la esperanza de que alguno de sus caballeros hubiera matado a la bestia y le devolviera a su hija sana y salva.
La princesa marchó decidida a la cueva, dónde su dragón la esperaba con aquel dolor de estómago tan bestial. Ya hacía dos días que no defecaba y tenía el vientre hinchado de una manera bastante angustiosa. La chica no sabía qué hacer, ni qué había provocado semejante hinchazón. Salió de la cueva a buscar hiervas purgantes y se encontró a un forastero. Un chico a caballo que al verla se le ofreció como protector del monstruo que rondaba por el bosque. Entonces ella lo reconoció, era  Jorge de Capadocia, uno de sus amigos por carta. Le explicó su problema y el chico se ofreció a examinar al animal, él había estudiado veterinaria y tenía un máster en draconología, que le aseguró haber estudiado y pagado él de su bolsillo, ya que no entraba en el programa universitario.
Al primer golpe de vista Jorge supo lo que le ocurría.
- Este tiene un empacho de escaramujos, vamos a tener que hacerle una limpieza de intestinos.
Preparó una jeringa con anestesia y la ató a una lanza, mejor tomar precauciones, se la clavó en el cuello y cuando el dragón quedó dormido le abrieron la barriga y le extirpando las semillas adheridas en los intestinos. Algunas habían germinado y hermosas rosas comenzaban a abrir sus pétalos.
Una vez concluida la limpieza, le cosió muy bien el vientre y lo vendó con mucho cuidado para que la herida no se abriese.
- Lo más conveniente es que me lo lleve a mi casa hasta que se cure del todo. Al despertar podrá volar, pero no es buena idea dejarlo solo por el bosque hasta que la herida no esté cicatrizada del todo.
La princesa le dio las gracias y fue con él hasta el castillo para que todos creyeran que Jorge había matado al dragón.
El rey quiso casarlo con su hija, pero él se excusó diciendo que era caballero de Malta y tenía voto de celibato. Se marchó a su casa con el dragón y allí lo cuidó.
Un campesino que fue a la cueva, al ver el suelo manchado de sangre y las rosas creciendo en  medio del charco, cogió una y la llevó al castillo. Explicó lo que había visto en la cueva y nadie dudó de la historia de la princesa y el caballero. Hasta la escribieron en infinidad de libros y aún a día de hoy se les cuenta a los niños. Pero ya era hora de que todos sepan que hay muchos dragones vegetarianos y lo único que se debe temer de ellos es que se empachen de escaramujos.
M.V.Pirenne





OUTRA DE SAN XURXO

Había un tempo un reino, onde a agricultura era a principal fonte de ingresos. O reino foi supervisado por un rei, agora un ancián, eo seu exército de ministros. O rei tiña moitos fillos, pero só unha filla, que estragou e estragou todo, porque era a menina dos seus ollos.

Un día a nena foi presentada cun animal raro, que atopara perdido no bosque. Ela quería mantelo, pero a súa nai non dixo e arroxouno do castelo.

A nena ocultaba nunha cova secreta, que só sabía, e cada día traía comida e auga e xogaba con el. Camiñaron polo bosque, ensinárono a non ser visto por ninguén, pero ela, e así podería irse libre en todo o reino.

Pasaron anos e os animais creceron moito. A rapaza tamén o fixera e agora era unha moza moi feliz e intelixente. Sempre que as súas tarefas permitíronlle ir ao bosque para ver ao seu amigo, que vivía como un animal salvaxe entre a cova eo bosque, pero amaba a princesa e así continuou a xogar con ela.

Durante algúns anos, a moza pasou a estudar noutros países e fixo moitos amigos, polo que pasou moito tempo escribindo cartas en todas partes.

O animal comeu todo tipo de froitas e hortalizas, pero adoráballe especialmente as rosa. A princesa observou que non comía moitos, porque como todo o mundo sabe que as xemas están estiradas e non era unha boa idea ter un dragón silvestre de catro metros, incapaz de poder ir ao baño.

Un día, mentres o dragón camiñaba polo bosque, descubriu unha rosa salvaxe e comeu todo. En poucas horas tivo un terrible pescozo de ventre e algúns gases que non podía expulsar, excepto pola boca; para que os campesiños tranquilos da rexión viron un monstro que queimaba os seus campos, desconcertado horriblemente e parecía listo para comer a todos.

Eles inmediatamente notificaron ao rei e enviou aos seus cabaleiros a matar á besta. A princesa, que por descricións dos campesiños sabía que era o seu dragón, ideou un plan xenial para poder salvar seu amigo.

Se disfrazou de cabaleiro e marchouse co exército do seu pai. Mentres os cabaleiros estaban buscando no bosque, volveu ao castelo dicindo que o dragón comera a todos os seus compañeiros e deixouno escapar para dicir que só abandonaría o reino se comía á princesa.

O rei non quería consentilo e convocou á xente e díxolles que o dragón quería unha virxe. Sacaríase un sorteo para decidir á moza que sería sacrificada.

A princesa viunos e desexaba, durante a noite, irse a casa, no máis puro estilo ninja e cambiar as papeleiras que o seu pai distribuíra cos nomes das doncelas da rexión, por outros co seu nome.

Á mañá seguinte, todos deixaron a papeleta nunha jarra. O rei pediu a un neno que tomase unha boleta e, cando lea o nome, o devastaron, porque era o nome da princesa.

Como tiña antes de todos, non tiña máis remedio que deixalo ir á súa filla, completamente tranquila no bosque. Aínda que el esperaba que un dos seus cabaleiros matase á besta e devolvera a súa filla a salvo e ao son. A princesa marchou decididamente á cova, onde o seu dragón agardouna con aquel dolor de estómago tan bestial. Non defecou por dous días e a barriga foi inchada de forma bastante angustiada. A rapaza non sabía o que facer, nin o que causou tal hinchazón. Deixou a cova para buscar herbas purgantes e atopou a un descoñecido. Un neno a cabalo que, ao velo, foi ofrecido como un protector do monstro que percorreu o bosque. Entón o recoñecera, foi Jorge de Cappadocia, un dos seus amigos por carta. Explicou o seu problema eo neno ofreceuse para examinar o animal, estudou medicina veterinaria e tiveron un máster en draconoloxía, o que lle asegurou que el estudara e pagouna polo seu peto, xa que non entrou no programa universitario.

A primeira vista Jorge sabía o que estaba a sucederlle.

- Isto ten un arbusto de rosa, teremos que facer unha limpeza intestinal.
Preparou unha xiringa baixo anestesia e atouse a unha lanza, mellor tomou precaucións, pegouno no pescozo e, cando o dragón adormeceu, abriron a barriga e eliminaron as sementes pegadas nos intestinos. Algúns xerminaron e as fermosas rosas comezaron a abrir os seus pétalos. Unha vez que terminou a limpeza, cosou moi ben o seu ventre e vendérono con coidado para que a ferida non se abrise.

- O máis conveniente é que o leve á miña casa ata que estea completamente curado. Cando esperta pode voar, pero non é unha boa idea deixala só no bosque ata que a ferida estea completamente curada. A princesa agradeceulle e acudiu con el ao castelo para que todos cren que Jorge matou ao dragón. O rei quería casar con el coa súa filla, pero el desculpouse dicindo que era un cabaleiro de Malta e tiña un voto de celibato. Foi a casa co dragón e ocupouse del aí.

Un campesiño que foi á cova, vendo o chan manchado de sangue e rosas crecendo no medio do charco, tomou un e levouno ao castelo. El explicou o que vira na cova e ninguén dubidaba da historia da princesa e do cabaleiro. Incluso o escribiron en innumerables libros e incluso ata o día de hoxe dinos os fillos. Pero xa era hora de que todos sabían que hai moitos dragóns vexetarianos e que o único que se debería temer é que embalan as rosas.

M.V.Pirenne

No hay comentarios:

Publicar un comentario